En distintos espacios es necesario contar con una buena acústica para poder desarrollar una buena comunicación o tener privacidad. Para garantizar ambos aspectos, es necesario acondicionar acústicamente el interior del recinto y/o tratar el aislamiento acústico de él, a través de elementos que opongan resistencia al paso del sonido de un lugar a otro.

En general, cualquier espacio puede ser diseñado acústicamente para que no se provoquen problemas de ruido, falta de privacidad o mala comunicación verbal. Sin embargo, su uso es típicamente recomendado en lugares como salas de clases, auditorios, discoteques, restaurantes, pubs, oficinas, edificios, salas de cine, casinos, bibliotecas, salas de concierto, viviendas, hospitales, centros de eventos, gimnasios, teatros, estudios de grabación, entre otros.

Los estudios acústicos realizados para los casos de acondicionamiento acústico interior y aislamiento acústico se pueden tratar ambos a la vez o de forma independiente, según los requerimientos de cada problema. Las soluciones planteadas garantizan una considerable disminución de los niveles de ruido, aumento de entendimiento (inteligibilidad) de la palabra y mayor privacidad. Para esto, se diseñan e instalan soluciones acústicas apropiadas para cada uno de los problemas presentados. Si es necesario, se puede integrar soluciones acústicas en conjunto con el sistema electroacústico (típicamente constituido por micrófonos, altavoces y otros) para crear un ambiente sonoro apropiado.